Buscar
Buscar

Programa nº 308 6.08.2019

Escuchar programa

THICK AS A BRICK

La historia de este álbum -otro de los grandes discos de la historia de la música- bien podría subtitularse “o de como una parodia acaba derivando en una obra maestra”.         Y esto es así porque anteriormente a este disco, la banda británica Jethro Tull, liderada por el gran Ian Anderson, había editado el también célebre Aqualung, álbum admirado por críticos y aficionados, pero al que además parte de la crítica se empeñó en considerar como disco conceptual. Anderson, con razón, lo negó y para demostrarlo, en diciembre de 1971 decidió crear lo que el de verdad entendía por una obra conceptual: el Thick as a Brick, quinto álbum del grupo, que en la imaginación de su creador nace como una completa parodia.

Desde la originalísima funda – que simulaba un periódico de provincias-, la letra –una historia única basada en un supuesto poema de un crío de 8 años-, la música –con una estructura más cercana a una sinfonía que a un disco de rock al uso- todo ello confirió un carácter de tal excepcionalidad al disco –parodia o no- que nos volvió locos a todos. Ian Anderson estuvo en esas semanas poseído por una creatividad extraordinaria –décadas después lo ha reconocido- con lo cual, con una intención o con otra, lo cierto es que compuso, y el grupo interpretó, una obra inmortal. Se edita en marzo de 1972 y hoy, 47 años más tarde, sigue conservando toda su frescura, energía (la que reflejaban aquellos ojos que se salían de sus órbitas) y calidad musical. Fue su cénit. Hizo otro intento serio con A Passion Play, pero nunca logró, pese a la calidad de este y otros discos, alcanzar la cima del Thick as A Brick.

Foto de portada: Jethro Tull, Thick as a Brick . Portada del disco

Únete a los comentarios

Subscribe

Programas actuales

programa 255